Ruta de 6 días por el norte de Marruecos

Si estáis buscando un destino económico y con una cultura muy particular, Marruecos es la respuesta. En Octubre de 2019 tuve la suerte de hacer una preciosa ruta por el norte de Marruecos con dos amigos, la cual acabó costándonos tan solo 260€ p/p en total.  Antes de compartirla con vosotros, me gustaría dejaros el siguiente mapa a modo de recopilación de los lugares que más os recomiendo visitar, así como los alojamientos que escogimos y los restaurantes que probamos y más nos gustaron. 

  • DÍA 1: LLEGADA A TÁNGER Y VISITA A ASILAH

Uno de los beneficios que tiene volar de madrugada, es que tienes el resto del día para aprovecharlo. En nuestro caso, al aterrizar en Tánger a las 8.10 AM, pudimos ver parte de la ciudad y visitar el precioso pueblo costero de Asilah.

    • ASILAH

En la colorida MEDINA de Asilah

¡QUÉ PUEBLO TAAAAN BONITO! Además de ser una preciosidad, no es nada turístico. De hecho, no había escuchado hablar nunca antes de él. Fue cuando me puse a buscar información sobre el viaje, el momento en el que lo descubrí.

Está situado a unos 30 minutos en tren de Tánger. Aunque hay que considerar que la parada en Asilah está algo alejada del pueblo, a unos 10 minutos andando más o menos. El precio del billete sencillo en 2ª clase (buenas condiciones) ronda los 2€ y salen trenes con bastante frecuencia diaria.

El final del trayecto a pie desde la parada de tren hasta el centro del pueblo, es por un paseo que bordea la playa bañada por el océano Atlántico. Dicho paseo, finaliza en la entrada a la Kasbah.

La KASBAH es un espacio fortificado que servía de protección. Suele ser la parte más antigua del pueblo/ciudad, llena de calles estrechas y edificios antiguos en su interior. Es además, donde suelen concentrarse la mayoría de lugares de interés turístico.

Asilah se ve en un abrir y cerrar de ojos. Nosotros no estuvimos más de 4 horas en total, considerando incluso el tiempo que tardamos en comer. Eso sí, la visita puede ser corta, pero a su vez preciosa. Es un pueblo que no dejaría en absoluto pasar por alto en ninguna ruta por el norte de Marruecos. Estos son los lugares que considero que más valen la pena ser visitados:

      • MEDINA

Repleta de calles estrechas de casas blancas y con algún que otro toque azul y/o verdoso. Además, no es de extrañar encontrarse pintadas artísticas en las paredes y numerosas obras de arte por sus calles.

      • PUERTO

Concretamente, el puerto visto desde la parte de la Medina. Además de tener vistas al océano Atlántico, se puede pegar un paseo bordeándolo y encontrarse con fachadas y puertas llenas de arte y color.

      • MERCADO MUNICIPAL (SOUK CENTRAL)

No diría que es un sitio bonito, pero sí curioso de ver. Es ahí y por la calle que lleva hasta él, dónde se puede descubrir mejor la autenticidad del pueblo, ya que es donde hacen vida los habitantes de Asilah. 

Este pueblo es uno de esos lugares que te atrapa. Por lo que vimos y nos informamos, Asilah es un lugar idóneo donde hacer surf. Nosotros no tuvimos la oportunidad de practicarlo porque no teníamos mucho tiempo, pero nos hubiera encantado.

    • TÁNGER

Llegamos de vuelta a Tánger por la tarde. Desde la estación de tren, pusimos rumbo hacia la playa para bordearla dirección a la parte antigua de la ciudad, donde estaba el hostal en el que nos alojábamos, Tanja Lucia Hostel.

Al anochecer pronto, pudimos ver sobre las 6PM el atardecer desde la playa, la cual estaba llena de gente local paseando con amigos, familiares o en solitario.

De noche, después de haber cenado un delicioso cuscús en el restaurante Ahlen Medina, callejeamos por el interior del Gran Zoco, el cual estaba llena de comercios. Fue el momento ideal para hablar y conectar con los locales que intentaban vendernos sus productos.

  • DÍA 2: RECORRIENDO TÁNGER Y TETUÁN

Nos esperaba un día largo, así que el despertador nos sonó bien pronto por la mañana. Antes de recorrer lo que nos faltaba por ver de Tánger (casi todo), cogimos un taxi (10 € ida y vuelta en total) para que nos llevara a ver la cueva de Hércules.

    • TÁNGER

Una vez de vuelta, tal y como nos dejó el taxista en el Gran Zoco de Tánger, pusimos rumbo a visitar el resto de lugares que nos quedaban pendientes de ver:

      • VISTAS A LA CIUDAD DESDE LO ALTO DEL GRAND HÔTEL VILLA DE FRANCE

No sé si cualquier persona puede acceder al interior de este hotel sin ser cliente, pero cuando mis amigos y yo entramos para subir a su terraza, no nos dijeron nada. Estas son las vistas que se pueden disfrutar desde el exterior de su última planta:

VISTAS desde lo alto del Grand Hôtel Villa de France
      • KASBAH DE TÁNGER

Se puede acceder a su interior atravesando Bab Kasbah, una de sus entradas principales. Una vez dentro, aconsejo adentrarse por sus laberínticas calles, sin llevar una dirección concreta, y así dejarse sorprender por sus rincones con encanto. Cuando menos os lo esperéis, estaréis de vuelta de nuevo cerca del Gran Zoco.

    • TETUÁN

Justo después de comer, dijimos adiós a Tánger y continuamos la ruta por el norte de Marruecos poniendo rumbo a Tetuán en autobús (el trayecto duró 1 hora y el billete costó 1’5€). En cuanto llegamos a Tetuán e hicimos el check-in en el hostal, empezamos a recorrer las callejuelas de la parte vieja. Estaban llenas de gente paseando, comercios y casas blancas con ciertos toques verdosos.

Además de callejear, visitamos la plaza del Palacio Real, así como el parque Feddan, dos sitios que considero imprescindibles de ver a la hora de visitar esta ciudad del norte de Marruecos.

Visto lo más importante, nos fuimos de vuelta al hostal Darna en el que nos alojábamos, que sin duda fue lo mejor de Tetuán: estaba decorado con muy buen gusto, el personal era de lo más agradable, estaba limpio, era barato, las camas eran cómodas, estaba bien ubicado y, lo mejor, su terraza.

Calles de TETUÁN
Vistas desde la TERRAZA del hostal Darna
Rincones de TETUÁN
  • DÍA 3: DEL BLANCO DE TETUÁN AL AZUL DE CHEFCHAUEN

¡La etapa de esta ruta por el norte de Marruecos que estábamos esperando con más ganas! En el desayuno del hostal Darna conocimos, entre otros viajeros, a dos chicas encantadoras que se iban también dirección a Chefchaouen. Así pues, decidimos coger un taxi conjunto para poner rumbo a La Perla Azul.

Respecto al transporte, existen dos opciones:

      • Autobús: 1’5€ el billete y sale según un horario prefijado.
      • Taxi: unos 21€ el taxi completo con capacidad de 6 personas, es decir, que en caso de llenarse, sale a 3’5€ por persona. Hay que esperarse a que se llene, o en caso de ser menos personas y querer irse, hay que pagar la/s plaza/s que no se cubran.
Booking.com

Al llegar a Chefchaouen, lo primero que hicimos fue echarle un poco de morro al asunto y pedir en el hostal más cercano, que si nos podían guardar las maletas durante el tiempo que íbamos a estar visitando la ciudad. Fueron muy amables y no nos pusieron ninguna pega. 

Seguidamente, nos fuimos dirección a la Medina, la parte más antigua de Chefchaouen y por cuyas calles recibe el nombre de La Perla Azul. Viendo estas fotos se entiende enseguida el por qué:

PRECIOSO ¿A que sí? A pesar de los numerosos turistas, Chefchaouen no pierde su belleza. Mis recomendaciones para disfrutarla al máximo son:

      • Callejear. Perderse por sus laberínticas calles, descubrir sus mágicos rincones y conectar con su gente.
      • Subir a la mezquita (ver en el mapa de arriba), desde donde se tiene vistas a toda la ciudad.
      • Comer en el Restaurante Aladín, donde además de ofrecer comida típica deliciosa, se puede disfrutar de una bonita panorámica de La Perla Azul.

Os recomiendo también que le echéis un vistazo a las numerosas rutas que hay por los preciosos alrededores de Chefchaouen. A pesar de haber unas cuantas, las que tienen fama de ser más espectaculares son las que transcurren por el Parque Nacional de Talassemtane, concretamente la de a las cascadas de Akchour y la de al Puente De Dios. Si nosotros las hubiéramos descubierto antes del viaje, no tengo duda de que habríamos incluido alguna en el itinerario.

Por la tarde, cuando acabamos de ver todo lo que teníamos en mente, pusimos rumbo a la estación de autobuses de Chefchaouen para coger uno dirección a Fez y continuar por allí esta ruta por el norte de Marruecos. Desde la estación, salen muchos autobuses a diversos destinos. Concretamente el que va a Fez, sale en 4 momentos distintos a lo largo del día. Nosotros cogimos el último de todos, el que sale a las 6PM.

  • DÍA 4: EXPLORANDO FEZ

Mejor dicho: «Explorando la Medina de Fez», ya que es en la parte más antigua de la ciudad donde se concentran la mayoría de lugares de interés turístico.

Sabíamos que Fez era una ciudad que daba mucho de sí, por lo que nos levantamos muy pronto por la mañana para aprovechar el día y ver cuantos más lugares, mejor.

La ciudad está llena de madrasas, que es conforme llaman a las escuelas árabes, tanto religiosos, como no religiosas. La decoración interior de muchas de ellas es digna de ver. Las que para mí fueron las más bonitas y que considero imprescindibles de ver son: Bou Inania, Cherratine  y Al Attarine.

Además de madrasas, la ciudad tiene también varias tenerías, ya que uno de los principales negocios de sus habitantes es la piel. Nosotros vimos el de Sidi Moussa, pero hay un par más, tal y como se puede ver en el mapa anterior.

Eso sí, si tuviera que elegir mi lugar favorito de toda Fez, sería el mirador que hay sobre las tumbas Marinid ¡Menudas vistas! Desde allí se puede ver la ciudad en su totalidad y aunque la subida hasta él sea algo pesada, vale muchísimo la pena. 

TENERÍAS de Sidi Moussa
Desde lo alto del MIRADOR de las tumbas Marinid

En un principio, teníamos planeado estar 2 días enteros en Fez durante esta ruta por el norte de Marruecos, pero por la noche, nos adentramos por las callejuelas de la Medina y tuvimos una mala experiencia con dos jóvenes que, en resumidas cuentas, no nos dejaban irnos hasta que les diéramos cierta cantidad de dinero. Afortunadamente, no llevábamos mucho efectivo encima, por lo que no nos pudieron quitar casi nada, pero fue tan desagradable la situación que decidimos irnos al día siguiente.

NO os adentréis por el interior de las calles de la Medina cuando sea de noche. Lo único que conseguiréis es someteros a una situación desagradable, en la que solo podréis salir perdiendo.

Este detalle es importante tenerlo en cuenta, ya que si os gusta ver los sitios con tranquilidad y/o con mayor profundidad, igual la mejor opción es quedarse día y medio o dos días en Fez. En caso de que seáis rápidos/as visitándolo todo, si madrugáis, podréis ver todo lo más importante en un día. Nosotros, además de porque tuvimos aquella mala experiencia, el otro motivo por el que decidimos irnos antes fue porque ya lo habíamos visto todos los imprescindibles.

Independientemente de quedarse uno o dos días en Fez, recomiendo contratar un Free Walking Tour, en el cual se enseña los principales lugares de interés turístico y se realiza una breve explicación de cada uno de ellos ¡Muy interesante!

Respecto a la comida, nos fue muy complicado encontrar restaurantes/locales con buena relación calidad-precio durante esta ruta por el norte de Marruecos. Encontramos uno que fue todo un acierto y donde mejor comimos en todo el viaje. Si queréis leer más sobre él, haced click en el siguiente link:

DÓNDE COMER BIEN Y BARATO EN EL NORTE DE MARRUECOS

En cuanto al alojamiento, nos quedamos en un hostal muy económico (8€ por persona y noche, incluyendo el desayuno), Hostal Amir, el cual recomiendo totalmente en caso de tener un presupuesto reducido.

  • DÍA 5: MEQUINEZ Y MOULAY IDRISS

La mejor compañía de autobuses de Marruecos es CTM. Desde Fez, salen muchos autobuses de esta empresa a diversos lugares de Marruecos, uno de ellos es Mequinez.

Muy cera de dicha ciudad, hay otra llamada Mulay Idrís cuya visita en esta ruta por el norte de Marruecos es altamente recomendable, ya que es un lugar con un gran significado religioso para muchos musulmanes

    • MULAY IDRÍS

Moulay Idriss o Mulay Idrís, está bautizada como Ciudad Santa. Cada año, en el mes de agosto, llegan una gran cantidad de peregrinos musulmanes a estas tierras para celebrar el Moussem.

La primera sensación que nos llevamos de esta ciudad fue la de autenticidad. No había ni un solo turista. Nos adentramos por la plaza principal hasta llegar a la mezquita Sido Abdellah el Hajjam, la cual solo pudimos ver por fuera. A continuación, subimos una serie de estrechas calles hasta llegar a la mejor parte, la «Grand Terrace», desde la que pudimos disfrutar de unas preciosas vistas a toda la ciudad.

En el trayecto de vuelta a la plaza principal, nos «perdimos» por las calles de la Ciudad Santa con la principal intención de descubrir la vida cotidiana de sus habitantes. Por sorpresa, nos encontramos con esta panadería artesanal, donde elaboraban a mano y con productos 100% naturales uno de los muchos tipos de panes marroquíes que existen.

Vista Moulay Idriss, esperamos unos cuantos minutos a que llegara el autobús público para volver a Mequinez. El billete nos costó 70 céntimos, el trayecto duró una hora (más todo lo que esperamos) y aunque íbamos como sardinas en lata, tuvimos la suerte de coger asientos y poder disfrutar de las vistas que nos ofrecía el camino.

    • MEQUINEZ

Si hay algo que hace a Mequinez original, son las puertas de su antigua muralla. Una de las más importantes y, desde mi punto de vista, bonitas, es Bab Mansour. Justo en frente de ella está una de las plazas principales de la ciudad, Lahdim Square, donde suelen situarse muchos mercaderes a vender sus productos.

Adentrándose por las estrechas y descuidadas calles del interior de la medina, hay numerosos comercios donde venden principalmente productos de orfebrería y alfombras. Si se está de suerte, se puede disfrutar también del mercadillo semanal, el cual abarca la mayoría de calles principales y donde la gente local sale a hacer sus compras.

Respecto al alojamiento, nos alojamos en Riad Yanis. Además de ser muy económico, las habitaciones son muy amplias y el desayuno que sirven es abundante. Sin duda, fue una buena elección.

  • DÍA 6: DESCUBRIENDO RABAT Y VUELTA AL AEROPUERTO

Desde Mequinez se puede llegar a Rabat en tren. El precio del billete en 2ª clase ronda entre los 6€ y 8€, y el trayecto dura aproximadamente 2 horas y 20 minutos.

Visitar la capital fue una decisión totalmente improvisada en plena ruta por el norte de Marruecos y lo cierto es, que vaya elección más acertada. Rabat es otro mundo. Es una ciudad mucho más moderna y desarrollada que el resto de lugares que habíamos visitado del país. Esta  sensación la tuvimos desde el primer instante, cuando salimos de la estación de autobús, a la avenida Mohammed V.

Rabat se puede ver perfectamente en medio día. Además de verse rápidamente, se puede acceder a todos sus lugares de mayor interés turístico a pie, lo cual te permite disfrutar de otras zonas de la ciudad, que en caso de coger taxi o transporte público, no se podrían descubrir. Tras nuestro paso por la ciudad costera, estos son los lugares que considero imprescindibles de ser visitados:

    • Mausoleo de Mohammed V: es un hermoso edificio de mármol blanco y tejas verdes, donde está sepultado el rey Mohammed V, junto con sus dos hijos. Además del exterior, el interior también es digno de ver, decorado al estilo clásico árabe-andaluz.
    • Torre de Hassan: en la misma explanada que el mausoleo, se encuentra este alminar de la mezquita que lleva su mismo nombre. Un sultán almohada tenía planificado construir en este mismo lugar la segunda mezquita más grande del mundo, pero debido a su inesperado fallecimiento, todo se quedó en un proyecto.
Mausoleo de Mohammed V
Torre de Hassan
    • Andalusian Gardens: no es que sean unos jardines espectaculares, pero desde mi parecer, es el acceso más bonito a la kasbah des Oudayas.
    • Kasbah des Oudayas: es como un pueblo con encanto en el interior de Rabat, repleto de casas blancas con algún que otro toque azul. No es que sea una zona muy grande, por lo que no tiene mucha pérdida. Así que mi recomendación es explorar y disfrutar de sus calles sin llevar un rumbo concreto.
    • Rue des Consuls y Rue Souika: es donde se concentran la mayoría de tiendas de Rabat. En ellas se puede observar numeroso comerciantes vendiendo una gran variedad de productos. Así pues, en caso de querer hacer alguna compra, este es el lugar idóneo ¡A regatear!

Aunque la mayoría de lugares comentados son bastante turísticos (pero aún así dignos y bonitos de ver), me gustaría desvelaros un rinconcito de Rabat que descubrimos mientras íbamos de camino a la Kasbah, bordeando el río Bu Regrerg. Se trata de su puerto, donde los pescadores se pasan gran parte del día. Hay unos cuantos bancos dando al río y donde uno/a se puede sentar y empaparse de la tranquilidad del lugar.

Desde Rue Souika se puede ir a la estación de trenes, para coger uno dirección a la siguiente ciudad que se desee. Al terminar la ruta por el norte de Marruecos aquí, en caso de no coger el vuelo de vuelta desde Rabat, el tren irá probablemente en dirección a Tánger, Fez o Marrakech, desde donde salen la mayoría de vuelos internacionales. A todas estas ciudades, existe conexión directa desde Rabat, por lo que no habrá ninguna dificultad en cuanto a lo respectivo al transporte.

Espero que esta ruta por el norte de Marruecos os haya inspirado y os ayude a la hora de planificar vuestro viaje por la zona. No dudéis en escribirme tanto en comentarios, como por correo a travelwithlorens@gmail.com para hacerme llegar cualquier mensaje y/o duda. Estaré encantada de leeros y, si se da el caso, de poder ayudaros ¡Saludos viajeros!

¡OS AYUDO A AHORRA EN VUESTROS VIAJES!

⋙ 🏥 Conseguid un 5% de descuento en el mejor SEGURO DE VIAJES

⋙ 🏨 Encontrad las mejores ofertas en ALOJAMIENTOS

⋙ 🏡 Conseguid hasta 50€ de descuento en vuestra primera reserva con AIRBNB

⋙ ✈️ Encontrad las mejores ofertas de VUELOS

⋙ 💳 Haceros con la tarjeta sin comisiones BNEXT y conseguid 5€ gratis

⋙ 🚗 Ahorrad hasta un 20% en vuestro ALQUILER DE COCHE 

 

¿OS GUSTARÍA ACOMPAÑARME EN TODOS MIS VIAJES? DE ASÍ SERLO, OS ANIMO A QUE ME SIGÁIS EN MIS CUENTAS DE INSTAGRAM (@thisislorens) Y FACEBOOK (Travel with Lorens

¡JUNTXS SERÁ MÁS DIVERTIDO!

Deja un comentario

18 + dos =

Cerrar menú